Poemas Reflexiones Pensamientos... Cristal

Cómo hacer… ¿Cómo?

Escrito por publicanary 28-05-2007 en General. Comentarios (5)

http://publicanary.blogdiario.net/img/soledad2.jpg

  

 

¡Cómo hacer para deshacerme de mi alma

Porque es  como  olas bravías que estallan

Sin piedad, en la orilla de mi corazón fisurado!

¿Cómo?

¡Cómo hacer para cerrar estas heridas

Y arrancarme la piel que sus labios recorrieron

Cada centímetro  de este cuerpo devorado!

¿Cómo?

¡No puedo olvidar y  mis pensamientos no me ayudan

Esas imágenes dolientes en mi gran tormento!

Y ya  ni las lágrimas  se atreven a asomar

¡Para que calme todo este sufrimiento!

28-05-2007

 

¡MALDITA SOLEDAD!

Escrito por publicanary 28-05-2007 en General. Comentarios (5)

http://publicanary.blogdiario.net/img/sole1.jpg 

 

 

 Esta maldita soledad

Que nos hace vulnerables

Buscando  a un ser amado

El sentir el calor humano.

¡Maldita soledad!

Que por culpa de ella

Cometemos mil errores

De compartir nuestras vidas

Con seres arrogantes, dominantes

Y que sin darnos cuenta

Nos aprietan las cadenas

Nos controlan nos asfixian

¡Maldita soledad!

Por qué  nos hace débiles

Hasta que al caernos la venda

Vemos la realidad fría como escarcha

Hiriente, cortante, despojante

Sintiéndote entre garrotes

Que no nos deja volar

¡Maldita soledad!

 

27-05-2007

Violación

Escrito por publicanary 28-05-2007 en General. Comentarios (8)

I

http://publicanary.blogdiario.net/img/violelacion2.jpg

 

 

I

Aquella noche lluviosa
sus ilusiones cayeron,
a trozos como un cristal,
esparcidas por el suelo.

Fue en la noche dolorosa
que brotó de sangre y duelo
envuelta en lágrima y llanto
de impotencias y de miedo.

Se rasgó blanca inocencia
vergonzosa de sus senos
que la baba humedecía
manoseada por los dedos.

¡Dolor y llanto! ¡Maldito!
Llegó la pasión al sexo
y el horror desesperado
que activó tenaza al cuello.

La vergüenza carmesí
clavó al vientre de su infierno
y el desmayo, que no vino,
dio su inocencia al cieno.

Pétalos de mancha grana
lanzaron gritos al viento,
de afonías acalladas,
quemadas a vivo fuego.



II
¡Maldita noche lluviosa!
¡maldito aquel coche negro!,
¡maldita la luna ciega!,
¡malditos ciegos luceros!

¡Quiero olvidarlo madre!
¡Pero, ay madre, que no puedo!
¡No puedo olvidar sus ojos
ni el asco de sus jadeos!

No puedo olvidar el daño
ni puedo olvidarlo dentro
como arrastró mi inocencia
por el lodo del deseo.

No puedo olvidar mi llanto
ni la negrura del cielo
¡Cuánto le he implorado madre¡
¡Qué largo se me hizo el tiempo!

Apretaba mi garganta
con unas manos de acero
y mis ojos se nublaban
bajo la carga del miedo.

¡Maldita noche lluviosa!
¡Maldita noche de Enero!
¡Quisiera olvidarla, madre!
¡Pero, ay madre, que no puedo!

¡Quisiera olvidar mi nombre
y borrar mi pensamiento¡
¡Quisiera borrar del mundo
aquel trágico momento!

Quisiera lavar mi mancha
que me ensucia muy adentro
¡Quisiera lavarla, madre!
¡Pero, ay madre, que no puedo!